Estrategias para que tu hijo deje el chupón

Imagen de admin
Dr Fidel Aliaga
Pediatra

¿Pensaste alguna vez que el chupón o chupete se convertiría en su mejor amigo? Si te preguntas qué puedes hacer para que tu hijo deje el hábito del chupón, te recomendamos poner en práctica las sugerencias de nuestra Pediatra- Puericultora, Inés Ortiz Alemán, y no olvides compartir con nosotros tu experiencia.

El reflejo de succión está presente en los bebés incluso antes de nacer, se ha podido determinar a través de ecografías que el feto empieza a chuparse los dedos entre la semana 13 y la semana 14 del embarazo. Y es que la succión no sólo tiene un papel nutritivo, también proporciona al bebé tranquilidad y sosiego, incluso aunque no trague nada. Esta “succión no nutritiva” es el origen del chupón o chupete, aunque a muchos niños no les gusta el plástico de la tetina y prefieren chupar su dedo.

La mayoría de odontopediatras recomiendan quitar el chupete antes del año para que no interfiera en el desarrollo mandibular y de erupción de los dientes. No olvidemos que a muchos niños les cuesta desprenderse de éste, otros lo hacen por sí solos, ya que la necesidad de succionar se va perdiendo progresivamente; al crecer se hacen más autónomos e independientes y dejan de necesitarlo.

Seguramente te parecerá maravilloso cuando un chupete tranquiliza a tu bebé, pero ¿pensaste alguna vez que podría convertirse en su mejor amigo? Si te preguntas cómo puede tu hijo dejar ese hábito, sigue las siguientes sugerencias:

1. Quítaselo pronto Los bebés tienen su manera de protestar airadamente cuando intentas quitarles algo muy querido, como su chupete. Si se lo quitas cuando aún es pequeño puede que la transición sea más fácil. Es mucho más cómodo retirarle algo a un bebé recién nacido que a un niño de 1 ó 2 años. Quítaselo cuanto antes y ahórrate una gran pelea más adelante.

2. Quítaselo de una. Tú eres la madre y tienes el poder de retirarle el chupete, o al menos esa es la teoría. Si crees que la mejor estrategia para tu hijo (y para tu salud mental) es decir “no”, este método es para ti. Creo que el mejor método es hablar primero con tu hijo. Es importante que esté preparado mentalmente antes de quitárselo. Procura escoger un evento que sea memorable, como un día feriado o un cumpleaños. Explícale las razones por las cuales tiene que despedirse de su chupete. Una vez que lo hagas, no des marcha atrás.

3. Que sepa horroroso. Seguramente has escuchado que algunos niños dejan de morderse las uñas, cuando a éstas se les aplica un producto que sabe mal. Un método similar a veces funciona para que los niños dejen de usar su chupete.

4. Regálalo. Si crees que tu hijo puede comprender el concepto de regalar, coméntale que le darás el chupete a un bebé que lo necesita más o que se lo cambiarás por algo muy especial. Eso podría terminar con su adicción.

5. Quítaselo poco a poco. Quitárselo poco a poco puede ser lo adecuado para tu hijo y para tu familia. Es normal que el primer paso sea restringir el uso del chupete durante ciertos momentos (como justo antes de dormir) o en determinados lugares (como la cuna).

6. Sabotéalo. Aunque los expertos advierten que no se deben usar chupetes que estén muy usados o rotos, muchos padres nos comentan que los dañan para que a los niños les resulte desagradable la succión. Su táctica varía, desde hacerle un agujero en la punta hasta cortar la goma para que no quede casi nada.
Advertencia de seguridad: Si quieres probar esto, cuida de no dañar el chupete de tal manera que se pueda romper en pedazos pequeños con los que tu hijo se puede ahogar. No dejes a tu hijo solo con un chupete que no esté en condiciones óptimas.

8. “Piérdelo” Esto te puede parecer una revelación: La próxima vez que busques frenéticamente el chuprete de tu hijo, déjalo perdido. Esto les ha funcionado a padres desesperados.

9. Léele cuentos. La hora de la lectura del cuento en la noche es un momento magnífico para arrullar a tu hijo y fomentar su amor por los libros y la lectura. Pero también puedes usar los libros para ayudarlo a lidiar con cambios. El abandonar el chupete es un buen ejemplo.

Dra. Inés Ortiz Alemán. Pediatra-Puericultora

charo_aleman@ayhoo.es

 

Compartir en mis redes

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Si tienes alguna pregunta o quieres compartir tu opinión con nosotros, puedes hacerlo en este espacio.
Coloca tu nombre, apellido y correo y pronto te responderemos.